Archivo de la etiqueta: Alkmaar

Excursiones desde Amsterdam: Alkmaar

Siguiendo con las excursiones que uno puede hacer desde Amsterdam, hoy visitamos Alkmaar, una adorable ciudad al norte de Amsterdam .

Uno de mis lugares favoritos para visitar entre abril y septiembre es el mercado de queso de Alkmaar. Es algo totalmente espectacular y digno de verse. Por si alguno no leyó bien la primera frase de este párrafo el mercado del queso de Alkmaar es una atracción que solo se puede presenciar los viernes por la mañana desde mediados de abril a mediados de septiembre. El resto de días esa ciudad es un lugar curioso y bonito pero yo visitaría otros sitios de Holanda. Si queréis ir, la ciudad de Alkmaar está al norte de Amsterdam, hay unos cuatro trenes por hora (Intercity) que tardan entre treinta y cinco y cuarenta minutos en llegar y el billete de ida y vuelta cuesta 12.5 euros (a precios de Febrero del 2009). Como siempre, preguntad en información en Amsterdam Centraal por el andén desde el que sale el tren y tened en cuenta que antes de llegar a Alkmaar hará otras paradas.

Una vez allí, seguid las indicaciones para ir al mercado y recordad que el espectáculo transcurre entre las nueve y media y las doce y media de la mañana. El día de mercado del queso hay también mercadillo y el sitio está muy animado. Solo quedan cuatro mercados del queso en Holanda y definitivamente este es el más popular y se remonta a 1593. Además de presenciar como se produce el transporte de los quesos y su pesado previo a la subasta podréis escuchar las explicaciones a través de la megafonía en un montón de idiomas. Los hombres que cargan el queso pertenecen a un sindicato formado por cuatro grupos de siete hombres cada uno. Cada uno de esos grupos tiene un color y todos visten un traje tradicional de color blanco con un gorrito muy simpático. Después de presenciar el transporte y el pesado os sugiero que entréis en la casa de pesado y podréis ver el proceso de cerca además de permitir que os pesen en las mismas básculas. La foto es TOTAL y permiten subirse a la balanza a más de una persona y después del pesado os darán un certificado. En el mismo edificio hay un museo del queso que merece la pena ver y justo enfrente hay un museo de la cerveza que sin estar tan bien tiene un pase.

Después de la visita al mercado del queso y a los museos podéis pasear por el lugar y comprar souvenirs y definitivamente buscad el puesto de POFFERTJES y tenéis que comerlos. ES LO MÁS DELICIOSO DE LA COCINA HOLANDESA con muchísima diferencia. Podría reventar solo comiendo poffertjes sin parar. Son un pecado divino. Caminad por la calle de las tiendas y por los callejones y aprovechad para comprar algún queso en los diferentes puestos. A mí me gustan los quesos con comino, o pimienta, están deliciosos.

Aprovechad para buscar el Molen van Piet, un molino construido en 1769 y que aún se puede visitar. Si no vais a Zaanse Schans esta es una buena oportunidad para ver un molino por dentro y para maravillaros con la tecnología que hacía posible el mover esas piedras pesadísimas usadas para aplastar el grano.

En Alkmaar también es posible el hacerse un pequeño crucero en barco en los alrededores de la ciudad y hay varias cafeterías en las que tomarse un refrigerio o un bocadillo antes de volver a Amsterdam en tren. Si queréis probar algo típico buscad algunas de las cafeterías que tienen el cartel de Koffie met Appelgebak y probadlo. Seguro que os gusta. Yo diría que la visita puede durar en total unas cinco horas incluyendo el tren en ambos sentidos.

Una buena opción es combinar esta excursión con Zaanse Schans ya que está en la misma ruta yendo por tren. Lo que podéis hacer es volver usando un tren Sprinter en lugar del intercity y haciendo transbordo en Uitgeest para continuar hacia Koog-Zaandijk. Preguntad en la estación que os lo explican, no tiene pérdida y os vale el mismo billete de tren que comprasteis para la ida y vuelta.