Archivo de la categoría: Utrecht

El puente blanco

El puente blanco

El puente blanco, originally uploaded by sulaco_rm.

El país del agua solo necesita unos pocos días de frío extremo para transformarse en el país del hielo , de los puentes sobre lechos helados de agua y caminos que se pueden seguir gracias a los árboles que los bordean y que evitan que nos perdamos. Este es el parque de Kopel, en la ciudad de Utrecht, cercano a mi casa y creedme cuando os digo que nunca antes lo había visto así, tan bonito.

Si vas a visitar Holanda y quieres visitar Utrecht, en la anotación Excursiones desde Ámsterdam: Utrecht tienes un montón de información para sacar el máximo provecho a tu paseo. Si buscas información de otros lugares en los Países Bajos, en Visitar Holanda la podrás encontrar.

Jugando en la nieve

Jugando en la nieve

Jugando en la nieve, originally uploaded by sulaco_rm.

Cuando estás rodeado completamente de nieve, hace un día precioso con temperatura por debajo de cero y aún llevas a un chiquillo dentro de ti, lo mejor es salir a la calle y buscar el lugar en el que todo el mundo está jugando, ya sea tirándose con los trineos por las laderas o haciendo guerras de bolas de nieve. Una de las cosas que más me gustan de vivir en Utrecht es lo hermosa y humana que es la ciudad y los muchos rincones que tiene para el esparcimiento. El parque De Koppel está justo al lado de mi casa y en estos días se ha convertido en el punto más visitado por todos los que moramos en el vecindario.

Si vas a visitar Holanda y quieres visitar Utrecht, en la anotación Excursiones desde Ámsterdam: Utrecht tienes un montón de información para sacar el máximo provecho a tu paseo. Si buscas información de otros lugares en los Países Bajos, en Visitar Holanda la podrás encontrar.

Bicicletas cubiertas de nieve

Bicicletas cubiertas de nieve

Bicicletas cubiertas de nieve, originally uploaded by sulaco_rm.

En el país de las bicicletas, el día que todo amaneció cubierto de nieve gran parte de las bicicletas se quedaron en sus aparcamientos, esperando a sus dueños que optaron por el transporte público. Cuando las vías tienen sal no hay grandes problemas en ir en bicicleta pero si falla la sal y la nieve se vuelve hielo, una bicicleta es un boleto para un accidente. Por eso, lo mejor es dejarla descansando y disfrutar de medios alternativos de transporte.

Si vas a visitar Holanda y quieres visitar Utrecht, en la anotación Excursiones desde Ámsterdam: Utrecht tienes un montón de información para sacar el máximo provecho a tu paseo. Si buscas información de otros lugares en los Países Bajos, en Visitar Holanda la podrás encontrar.

Excursiones desde Ámsterdam: Utrecht

En los alrededores de Amsterdam se encuentra la ciudad de Utrecht, una joya en la que todo está en el centro y que se puede visitar fácilmente desde Amsterdam. En primer lugar recordaros que en distorsiones hay un Álbum de fotos de Utrecht desde hace bastante tiempo en el que podéis ver algunas fotos de la ciudad. La ciudad en la que vivo y para mi el corazón de Holanda es Utrecht, situada en el centro del país. Para llegar desde Amsterdam tendréis que hacerlo en tren. Desde la estación de Amsterdam Centraal hay cuatro trenes por hora (Intercity) y el precio de un billete de ida y vuelta es de doce euros con cincuenta céntimos (a precios de febrero del 2009). Esta ciudad es la cuarta en población de Holanda con cerca de trescientos mil habitantes en la misma y algo más de seiscientos mil en las ciudades dormitorio de sus alrededores. El viaje en tren toma veintisiete minutos y llegaréis a la mayor estación de trenes de Holanda (aquí tenéis una foto) y desde la misma podéis acceder a un centro comercial enorme, el Hoog Catharijne, el cual fue en los setenta y ochenta el mayor centro comercial de Europa. Después de recorrer todo el centro comercial saldréis a una plaza en la que un par de veces por semana hay mercado de verduras y comida y el resto de los días hay mercadillos de ropa y otras cosas. Desde esa misma plaza podéis seguir andando por una calle llena de tiendas llamada Lange Elisabethstraat que desemboca en otra llamada Steenweg. Seguidla hasta el final, cruzad el puente sobre el Oudegracht, el cual es el principal canal de la ciudad y desde allí veréis la torre de la catedral un poco más adelante. En vuestro paseo veréis al menos dos de los tres locales de Manneken Pis en los que podéis comprar las mejores papas fritas de la ciudad.

La entrada a la catedral es gratuita y suele estar abierta entre semana. La plaza que hay frente a la misma solía ser parte del edificio pero una tormenta violenta en 1674 hizo que se colapsara parte de la nave principal separando el campanario del resto. La catedral ya no es católica, es una iglesia reformista y llama la atención las figuras de su interior con las caras rotas (ver foto), especialmente un Cristo al que le arrancaron la cara. La iglesia no luce muy espectacular porque le falta el aplomo y los abalorios propios del catolicismo pero aún así merece la pena verla. En un lado de la plaza está el Instituto Cervantes.

Junto a la catedral están los jardines del Claustro que también se pueden visitar y desde los que hay unas vistas muy bonitas del Domtoren o torre del campanario (mirad esta foto de la iglesia y los jardines tomada desde el campanario). En un sábado por la mañana os podéis sentar allí y escuchar el concierto del carillón de la torre. Para los que quieran tener una vista preciosa de la ciudad es posible subir a la torre andando, cuesta 7.5 euros y las entradas se compran en la oficina de turismo que está en la misma plaza (VVV-Utrecht). Las visitas son guiadas, cada hora y toma una hora más o menos el subir hasta la parte superior. Merece la pena como ya he dicho por las vistas y por la explicación que os dan durante la subida. Comentar que son 465 escalones los que hay que subir y que la torre tiene 112 metros de altitud lo que la convierte en el campanario más alto de Holanda.

Os podéis perder un rato por las callejuelas de la zona y disfrutar con las casitas holandesas. Después volved al Oudegracht (ver foto), al canal y caminad por su vera. Al contrario que en Amsterdam, donde el canal está hundido y lo ves desde arriba, en Utrecht te puedes sentar en terrazas justo al lado del agua y hay multitud de restaurantes en el lugar con lo que se puede escoger cualquier tipo de comida. Yo recomiendo encarecidamente el Oudaen (foto tomada en el interior), un castillo (al menos dicen ellos) que produce su propia cerveza e incluso os recomiendo que os quedéis a cenar en el mismo y os pidáis un caldero de mejillones, algo muy típico en Holanda. Podéis encontrar más información en su página web. No subáis al restaurante, id al local de la planta baja o a la terraza en el canal. Otra alternativa de comida típica holandesa está en el otro lado del canal y se llama De Oude Muntkelder. Desde el Oudaen lo encontraréis cruzando el puente y yendo hacia la izquierda y si queréis información sobre el local, esta es su página Web. Es un sitio para comer crepes (pannenkoeken en Holandés). Esta foto está tomada desde el local.

En esa misma zona del canal podéis coger un barco para dar un paseo circular por el canal que rodea parte del casco antiguo de la ciudad. El precio es de unos siete euros y personalmente a mí me encanta el circuito. Hay dos o tres compañías, yo prefiero la que está cerca del Oudaen porque los guías turísticos hablan un montón de idiomas y si os toca una señora muy amable, explicará las cosas en español.

También me gusta sentarme en la plaza que está frente al edificio de correos (TNTPost) y allí os podéis tomar un café o una cerveza en alguno de los locales, por ejemplo el Studentencafe ‘t Neutje. Esa plaza se encuentra fácilmente si al cruzar el puente después de dejar el Oudaen seguís andando de frente cien metros más o menos. Parte de los baretos que hay en ese lugar son de estudiantes, con precios bajos y un poco cochambrosos pero forma parte del encanto del sitio. A propósito, si eres un tío entra en el baño del café que acabo de nombrar y fíjate en la altura de los meaderos. Como midas menos de un metro setenta y algo ya puedes olvidarte porque a menos que hagas un arco no llegarás a la altura del meadero.

Y siguiendo con el Oudaen como referencia, si al salir del lugar vas hacia la izquierda, unos doscientos metros más abajo siguiendo el canal te tropezarás con la iglesia Sint-Augustinuskerk, una iglesia católica preciosa que se puede visitar gratuitamente.

Hay otros rincones y museos pero no quiero alargarlo demasiado porque de lo que se trata es que quien vaya a la ciudad vea lo más relevante sin muchos agobios. Con subida a la torre incluida más la hora de tren, echadle unas cinco o seis horas en la ciudad.

En el álbum de fotos de Utrecht podrás ver imágenes con los lugares que se pueden visitar en la ciudad y en cada una de las fotos hay más información disponible

La casa que se quería escapar

La casa que se quería escapar

En la ciudad de Utrecht, en la calle más popular y famosa, esa que se llama Oudegracht y que tiene el que posiblemente sea el canal más bonito de toda Holanda, en esa misma calle hay un garbanzo negro, una vergüenza para todo el país. La podéis ver en la foto. Esa casa que hace esquina ha intentado en repetidas ocasiones escaparse, salir corriendo y abandonar los Países Bajos, buscarse la vida en otro país, porque no quiere seguir viviendo aquí. Por eso sus dueños, sacrificados holandeses, han tenido que tomar medidas drásticas y amarrar la casa con una cadena a una gran piedra para que no se vaya.

Esta casa está muy equivocada porque en ningún otro lugar estará tan bien como en Utrecht y en ningún otro sitio podrá tener a los pies de su puerta un canal.

Si vas a visitar Holanda y quieres visitar Utrecht, en la anotación Excursiones desde Ámsterdam: Utrecht tienes un montón de información para sacar el máximo provecho a tu paseo. Si buscas información de otros lugares en los Países Bajos, en Visitar Holanda la podrás encontrar.